Blog de aparatología estética

Imprimir

¿Cuáles son las diferencias entre el láser Alejandrita y diodo?

Activado .

diferencias entre el láser Alejandrita y diodo

 

Aún en pleno siglo XXI, con el avance indiscutible de la tecnología digital, el crecimiento de vello no deseado sigue siendo un desafío terapéutico. Pero gracias a las últimas tecnologías de vanguardia existen alternativas de tratamientos eficaces, seguros y no invasivos para eliminar el vello a largo plazo. El crecimiento excesivo de vello cubre un amplio rango de gravedad y puede presentarse como hipertricosis o hirsutismo. El hirsutismo se presenta como un crecimiento excesivo de vello en las mujeres en ciertas áreas del rostro.

La depilación láser se considera un procedimiento seguro, eficaz e indoloro. Los sistemas láser que se usan comúnmente para el tratamiento del vello no deseado, incluyen el láser de rubí, de 694 nm, el láser de diodo 800 nm y el láser de Alejandrita, 755 nm. Los mecanismos por los cuales estos dispositivos inducen daño selectivo a los folículos pilosos se basan en el concepto de fototermólisis selectiva. Las longitudes de ondas rojas permiten una absorción selectiva de la melanina, combinada con una penetración profunda en la dermis. Además, las duraciones del pulso más cortas o iguales al tiempo de relajación térmica de los folículos pilosos, limitan el daño térmico a los folículos pilosos.

El láser de diodo y el láser de alejandrita se consideran efectivos en el tratamiento del vello no deseado, aunque la eficacia de estos dos sistemas de láser para la depilación permanente, puede ser completamente distinta.

Láser de diodo versus láser de alejandrita: ¿cuál es el mejor?

Con la tecnología de depilación definitiva por láser que continúa mejorando rápidamente, entran en juego nuevas técnicas y tipos de láser. Si bien la depilación láser está actualmente aprobada por la mayoría de los dermatólogos especializados, la cantidad de sesiones, el color del vello y de la piel y el tipo de láser utilizado, determinarán cuál es el tipo de depilación por láser más eficaz.

¿Cuáles son las diferencias entre los láseres de diodo y alejandrita?

Ambos tipos de láser se utilizan con frecuencia para la depilación definitiva del vello no deseado, aunque el láser diodo es mucho más reciente, y por lo tanto, su tecnología es más de vanguardia.

Láser diodo

El láser de diodo funciona a una longitud de onda de 800 o 810 nm. Esta longitud de onda más larga permite una penetración más profunda en la piel, evitando la melanina en la epidermis de la piel y, por lo tanto, se dirige directamente al folículo piloso. La longitud de onda más larga ayuda a evitar el daño en la piel y los cambios de pigmentación, que pueden ocurrir con los tipos de láser de longitud de onda más corta. El láser de diodo es el más indicado tanto para tratamiento del vello grueso y resistente, como para el vello claro y frágil.

Láser alejandrita

El láser Alejandrita opera a una longitud de onda de 755 nm, una longitud de onda más corta que el láser de diodo, y se ha utilizado de manera efectiva para el tratamiento de depilación láser en los tipos de piel I-IV. La longitud de onda más corta hace al tratamiento más efectivo en pieles más claras que en pieles más oscuras. Con su tamaño de punto más grande, el láser Alejandrita puede cubrir áreas más grandes con bastante rapidez, como la espalda o el pecho.

Ante esta información es normal que pienses, que no existen diferencias vitales entre ambos procedimientos. Pero la verdad es que aunque mínimas, sí existen. Y así lo demuestran unos estudios recientes realizados por un grupo de profesionales de una importante clínica de Estados Unidos. Si bien ambos tipos de láseres se usan comúnmente en tipos de piel que van desde I-IV, el objetivo del estudio comparar la eficacia de los dos tipos de láser en la práctica.
  • Para revisar la eficacia a largo plazo de los láseres de Alejandrita y Diodo, 31 pacientes, tanto hombres como mujeres, con diferentes fototipo de piel, entre I a IV, se sometieron a tratamientos regulares con ambos tipos de láser.
  • Los pacientes recibieron 6 tratamientos con intervalos de 4 semanas en las axilas.
  • La axila derecha se trató con el láser de alejandrita de 755 nm y la axila izquierda se trató con un láser de diodo de 808 nm.
  • La densidad del cabello se registró antes del tratamiento, justo después del sexto tratamiento y 18 meses después del tratamiento final.

Resultados del estudio

Se evaluó una reducción significativa en la densidad del cabello para ambos tipos de láser inmediatamente después del último tratamiento, 72.16% para el diodo y 71.30% para el alejandrita. Dieciocho meses después del tratamiento, la reducción en el crecimiento del vello fue aún muy significativa para ambos tipos de láser, 73.71% para el diodo y 71.90% para el alejandrita. Algunos pacientes informaron enrojecimiento de la piel y algunos puntos rojos en las zonas que habían sido tratadas con el láser de Alejandrita, efectos secundarios mínimos y que se disiparon rápidamente.

También se registró que el 62.50% de los pacientes encontraron que el láser de diodo era menos doloroso que el láser Alejandrita, pero todos los pacientes estuvieron de acuerdo en que el dolor de ambos láseres era soportable. Este estudio confirmó que los láseres de diodo y alejandrita no tuvieron resultados similares en tipos de piel media y oscura. Esto se sebe a que el láser de diodo fue una mejor opción para la eliminación del vello que el láser de alejandrita en este tipo de piel.

Resumiendo: según los datos aportados por este estudio, se puede afirmar que la depilación definitiva mediante el uso del láser diodo, es más efectiva, porque funciona tanto en pieles claras como oscura, elimina tanto los vellos gruesos como finos, es indolora y no deja marcas ni secuelas en la piel. La buena noticia es que la medicina estética avanza a pasos agigantados y que el vello excesivo ya no es una barrera para que tanto hombres como mujeres, puedan sentirse conformes con la imagen que les devuelve el espejo. Esta necesidad de eliminar el vello no deseado, no es una cuestión del hombre y la mujer del nuevo milenio. Ya en la antigüedad, existían métodos para eliminarlo como una prueba de belleza y bienestar.

Hoy, la tecnología está puesta a nuestro servicio. El gran desafío como consumidores será diferenciar aquellos lugares que garanticen el tratamiento para eliminar el vello no deseado, bajo las mejores condiciones. Porque la belleza siempre debe ser ante todo una cuestión de salud.