Blog de aparatología estética

Imprimir

Recuperar la figura después de las fiestas navideñas

Activado .

Recuperar la figura después de las fiestas navideñas

Las fiestas y reuniones familiares como las navidades suponen irremediablemente comer y beber en exceso, abusos que podemos equilibrar una vez acaben las celebraciones. No se trata solo de reducir la ingesta de calorías, sino también de recuperar la actividad física perdida durante las vacaciones. Para recuperar la normalidad después de los abusos y quitarse de encima los quilos de más y la pesadez ocasionada por los excesos en la alimentación puedes seguir estas recomendaciones:

  1. Depura el organismo. Para empezar, limítate a consumir alimentos blandos como caldos de verduras, pescados cocidos y, en general, alimentos sin grasa, con poca sal y cocinados al vapor. Come bastantes frutas y verduras y tu organismo poco a poco iré recuperando el equilibrio y la normalidad. Sobre todo recuerda que es importante comer 4 ó 5 veces al dÍa, consumir 3 ó 4 piezas de fruta diarias y beber un mínimo de dos litros al día.
  2. Reduce la ingesta de calorías sin eliminar nutrientes. Si quieres hacer dieta después de las fiestas, recuerda que el objetivo es perder calorías, pero no debes eliminar nutrientes. Se trata de bajar las cantidades de las raciones sin suprimir ningún nutriente de la dieta. Recuerda que lo ideal es hacer cinco comidas al día. También es recomendable emplear métodos de cocción más sencillos, como la plancha y el vapor y evitar los fritos o asados, así como las salsas. También debes evitar alimentos grasos como quesos, embutidos, carnes de cerdo y cordero, etc. Y aumentar el consumo de verduras y frutas. Las verduras en particular son muy depurativas y mejoran la funcionalidad de riñones e hígado. Y las frutas tienen un gran efecto diurético y son muy ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes.
  3. Haz ejercicio de forma regular. La actividad física te ayudará a la eliminación de grasas. El ejercicio debe convertirse en un hábito constante. Puedes pasear a ritmo rápido, subir las escaleras a pie, montar en bici, bailar, correr, etc. Puedes comenzar poco a poco e ir aumentando la intensidad gradualmente. Lo importante es que sea una actividad constante. De esta forma, además de perder peso, mejorarás tu estado de salud en general.

También te puede interesar...