Blog de aparatología estética

Imprimir

Fotodepilación IPL: adiós al vello

Activado .

Ventajas de los esmaltes de uñas permanentes

La fotodepilación es un sistema depilatorio a través de luz pulsada intensa o IPL (del inglés: Intense Pulsed Light), en el que se aprovecha la luz como fuente de calor para destruir el folículo piloso. En el proceso, la energía que contiene el haz de luz es captada por la melanina, el pigmento natural de la piel, que la convierte en calor y este calor consigue destruir la raíz del pelo sin dañar los tejidos adyacentes.

¿En qué consiste el tratamiento?

La fotodepilación con IPL se aplica a través de una moderna tecnología. A través de un haz selectivo de luz intensa se penetra en la raíz del vello hasta llegar al folículo y destruyéndolo definitivamente.

El sistema APL es la plataforma más avanzada del mercado para fotodepilación. A través de una sofisticada pieza de mano posibilita una luz pulsada capaz de regular su energía, algo absolutamente imprescindible para el éxito de una depilación permanente segura y poder trabajar así hasta en todo tipo de pieles, independientemente del grosor y color del pelo y sin necesidad de disminuir la intensidad. Otro gran avance tecnológico que caracteriza este equipo es que permite realizar hasta tres disparos consecutivos en una sola pasada, regulando el tiempo de refrigeración de la piel entre disparo y disparo, así como el tiempo de disparo (de 2ms a 8 ms). Por otra parte, la maquinaria dispone de un spot de aplicación grande que permite trabajar mayor tamaño de zonas en menor tiempo y aplicando menos disparos.

Terapia fotodepilación IPL

Las sesiones de fotodepilación necesarias son variables, en función de la zona, el color y grosor del vello, la edad, la carga hormonal, etc. Lo más habitual es un mínimo de cinco sesiones con un período de descanso entre sesiones de entre dos meses y medio y tres meses. Para empezar el tratamiento no debe haberse depilado la zona en los últimos dos meses, excepto si se ha realizado mediante afeitado, y la longitud del vello debe ser de entre uno y dos milímetros. También es recomendable no tomar el sol ni rayos UVA durante el tratamiento, y la piel no debe estar muy bronceada.

Después de cada sesión se recomienda aplicar crema hidratante. Durante 4-6 semanas se debe aplicar un protector de factor total y no tomar el sol ni rayos UVA. También se recomienda ducharse con un guante de crin.

¿Por qué elegir la fotodepilación con IPL?

La fotodepilación con IPL es el tratamiento más innovador para acabar con el vello no deseado. Al destruir el folículo piloso, es muy improbable que vuelva a aparecer y si lo hace nunca es tan fuerte como antes. La fotodepilación consigue la eliminación del vello en un porcentaje superior al 80%, llegando a conseguir la desaparición del 95% de pelo. A diferencia del láser, la fotodepilación con IPL resulta menos dolorosa y más inocua, a la vez que permite tratar un mayor tipo de pieles y de color de vello. Los resultados se aprecian desde la primera sesión.

Otra de las ventajas de la fotodepilación IPL es que puede aplicarse en cualquier parte del cuerpo (piernas, brazos, ingles, axilas y cara), con excepción de la parte inferior de las cejas por su proximidad a los ojos. Por otra parte, a la vez de eliminar el vello, con el tratamiento de fotodepilación se consigue una piel más suave y tersa, ya que desaparecen granitos y poros grandes. Es un tratamiento prácticamente indoloro, ya que los equipos de fotodepilación aplican frío local de manera constante, de forma que apenas se perciben molestias durante la aplicación.

Por otra parte, se trata de un método totalmente seguro. Como efectos secundarios únicamente puede aparecer cierto enrojecimiento de la piel que desaparece en algunos minutos. Es importante tener en cuenta que la fotodepilación debe realizarse por especialistas. Respecto al coste, aunque de entrada es un método más caro que otros métodos de depilación convencionales, a la larga es más económico, pues en unas cuantas sesiones el vello desaparece y solo es necesario en algunos casos realizar sesiones puntuales de mantenimiento. En cada caso se realiza un presupuesto individualizado y el coste del tratamiento se puede financiar.



¿QUIERES ESCUCHAR ESTE ARTÍCULO?:


También te puede interesar...